El diputado y vicepresidente de la comisión parlamentaria para los croatas residentes en el exterior y presidente de la comisión directiva de la FEC, Ivo Jelušić, y Marin Knezović, director de la FEC, se reunieron con los croatas en Bač y Subotica, y presenciaron el 6° Gupčev bal en Tavankut.

La invitación al „Gupčev bal“ en Tavankut y al Día de la escuela local, organizados por la Asociación Matija Gubec y la Escuela Primaria Matija Gubec, fue un excelente motivo para la visita de Ivo Jelušić, diputado y vicepresidente de la comisión parlamentaria para los croatas en el exterior, y presidente de la comisión directiva de la FEC, y de Marin Knezović, director de la Fundación para la Emigración Croata, a los croatas de Bačka, los días 7 al 9 de febrero.
Ante la presencia de numerosos miembros de las asociaciones croatas de Bač y alrededores, se organizó la visita al convento franciscano de Santa María, que data del siglo XII. El fraile Josip Špehar habló sobre la riqueza histórica y los valiosos contenidos del convento, así como del invaluable patrimonio cultural, que fueron reconocidos por la comunidad europea, por lo que el convento pasó a formar parte del programa de Renovación integral de la herencia cultural de Europa SE.
El 8 de febero, en Subotica, se llevó a cabo una reunión en los espacios del Consejo nacional de la comunidad nacional croata, en la que participaron Slaven Bačić, presidente del Consejo; Petar Kuntić, representante en la Asamblea de la República Serbia, y Tomislav Žigmanov, director del Instituto de cultura de los croatas de Vojvodina. Durante la misma, los invitados se actualizaron sobre los problemas y posibilidades con los que se enfrenta la comunidad croata en Vojvodina, y que desde hace años no han podido solucionarse. El mayor problema es la inexistencia de un representante directo de la minoría en la Asamblea serbia, a pesar de que las normas legales lo posibilitan. También existe el problema de la información y los manuales escolares.
Después de recorrer la Catedral de Santa Teresa de Ávila y la conocida „Gradska kuća“ de Subotica, y demás construcciones culturales construidas en su mayoría en el reconocido estilo secesionista húngaro, los invitados visitaron el lago Palić. En horas de la noche fueron invitados al tradicional „Gupčev bal“, que se lleva a cabo por sexto año consecutivo, y que intenta mantener las hermosas tradiciones de las antiguas reuniones familiares llamadas „prelo“. Junto a los invitados de la Fundación para la Emigración Croata, también estuvieron presentes la asesora del intendente de la ciudad de Zagreb, Biserka Bucković, y Tihana Jurić, asesora especializada, y Vjeran Štublin, director de la sección de educación, cultura, deporte y cultura técnica del condado de Zagreb.
La visita terminó el 9 de febrero en una estancia rural de Tavankut, donde los invitados fueron recibidos por los anfitriones encabezados por el presidente de la Asociación Matija Gubec, Branko Horvat, y por su actual presidente Ladislav Suknović, quienes recordaron por qué los campesinos del norte de Bačka llevaban una vida difícil, pero llena de calor de hogar.

Texto: Marija Hećimović