En recuerdo de Mato Galjuf, después de 90 años

Galjuf dejó su lugar natal entre las dos guerras, y con su esfuerzo logró una excelente condición económica en Perú, sin olvidar su terruño, brindando ayuda económica a diferentes asociaciones humanitarias de Dubrovnik, entre las que se encontraba el Domus Christi. En agradecimiento, los dálmatas colocaron una placa recordatoria en 1924.

Detalles