En la FEC, con sede en Zagreb, se llevó a cabo la presentación del libro de Tomislav Žigmanov, escritor, filósofo y actual director del Instituto de cultura de los croatas bunjevci en Subotica, y la exposición de fotografías „Bunjevački putovi križeva“ („Los Via Crucis de los bunjevci“) de Augustin Juriga, el fotógrafo artístico más representativo de la comunidad croata en Vojvodina.

En la Fundación para la Emigración Croata, con sede en Zagreb, el pasado 13 de marzo se llevó a cabo la presentación del libro de Tomislav Žigmanov, escritor, filósofo y actual director del Instituto de cultura de los croatas bunjevci en Subotica, y la exposición de fotografías „Bunjevački putovi križeva“ („Los Via Crucis de los bunjevci“) de Augustin Juriga, el fotógrafo artístico más representativo de la comunidad croata en Vojvodina.
El libro de Žigmanov, „Bunjevački Put križa – za osobnu pobožnost virujućeg svita“ („El Via Crucis de los bunjevci – para la piedad personal del mundo creyente“) ganó, el año pasado, el primer premio de literatura cuyo tema era la Pasión de Cristo. Se trata de un premio que entrega cada tres años la Sociedad de escritores croatas y la Asociación Pasionska baština. El editor del libro fue el Instituto católico de cultura, historia y espiritualidad „Ivan Antunović“, de Subotica. Žigmanov es conocido asimismo como primer director del Instituto de cultura de los croatas de Vojvodina. Dicha institución se ocupa de mantener, producir y afirmar la cultura croata en la República Serbia.
En su saludo inicial, el Lic. Marin Knezović, director de la Fundación para la Emigración Croata, dijo que Žigmanov advierte que la espiritualidad cristiana, su vivencia, y la escritura acerca de la misma es un derecho y una obligación de cada cristiano. Nos advierte asimismo, -dijo Knezović-, acerca de la herencia de la reflexión, la propia filosofía del bunjevac de campo, y del idioma y el mundo que va desapareciendo inexorablemente, pero que las voces cada vez más lejanas siguen transmitiendo sus mensajes esenciales al hombre contemporáneo.
Después de la oración de Antun Horvat, interpretada por el poeta Žigmanov, el libro fue presentado por la lexicógrafa Jasna Ivančić, del Instituto lexicográfico Miroslav Krleža, por el periodista y escritor del periódico Glas Koncila, Tomislav Šovagović, y por el mismo autor. La promoción fue moderada por la publicista Vesna Kukavica, directora de la Sección Editorial de la FEC y editora del Anuario para la Emigración Croata desde hace muchos años.
Al numeroso público, que siguió atentamente la exposición de los presentadores, constituido por amigos de la FEC, amantes de la literatura y conocidos bunjevci de Zagreb, se unió Petar Barišić, vicedirector de la Oficina gubernamental para los croatas en el exterior, y Dinko Šokčević, director del Instituto cultural húngaro en Zagreb.
Jasna Ivančić hizo una disertación interesante y detallada sobre el libro „Bunjevački Put Križa“ de Tomislav Žigmanov. A los conocidos de la obra de este autor les es común que sorprenda con la introducción al tema, intrigando con el uso del dialecto de los bunjevci o con otros contenidos literarios, pero esta vez lo hizo de una forma completamente original. La obra está estructurada como las oraciones del Via Crucis, incluido en los devocionarios, y el autor nos introduce a él a través de una oración de preparación, luego le siguen las catorce estaciones de la Pasión de Cristo, cada una con su título. Cada estación comienza y termina con la oración establecida en el canon. En la introducción, es decir, en la oración de preparación, se abre ante nosotros el mundo espiritual y real del personaje principal, el bunjevac Antun Horvat, el „último campesino de Sebešić“.
– De esta forma Žigmanov, en el dialecto melodioso y arcaico de los bunjevci, nos lleva a través de un texto enriquecedor y lleno de niveles y de pequeños detalles, de la calidez humana cubierta de devoción, de comparaciones e ironías que hacen referencia a la tontería humana y a la maldad – continúa la lexicógrafa Ivančić. El formato y la encuadernación del libro recuerda a un devocionario antiguo, y corresponde exactamente a un texto antiguo, y la complementan con su belleza las fotografías de viejos crucifijos a los costados del camino de Augustin Juriga, y las ilustraciones del Via Crucis y las iniciales decoradas de Anto Rudinski. Los aportes textuales al final del libro son ilustrativos y notorios. Según la lexicógrafa del Instituto lexicográfico Miroslav Krleža de Zagreb, es especialmente valioso el „Diccionario de las palabras no tan conocidas“.
Olga Šram, historiadora del arte de Subotica, habló sobre la exposición de fotografías de los crucifijos a los costados del camino. La inauguración estuvo a cargo del director de la Fundación para la Emigración Croata, quien dijo:
– Queridos amigos, inauguramos la exposición en la que las fotografías no representan obras de gran valor artístico. Para la mayoría de los historiadores del arte esto no importa. Existen también medidas que escapan al estricto juicio de la comunidad académica. Esta exposición es de una esencia diferente. Esta es una exposición que expresa un deseo de alcanzar lo aparentemente inalcanzable. Se trata de la expresión de una espiritualidad simple, de un camino estrecho y sin apariencia que a veces lleva más rápido hasta su objetivo que los caminos trillados. Las señales que marcan los senderos angostos se muestran en esta exposición. Son tan diferentes, truncados por el paso del tiempo o por el descuido humano y, sin embargo, en esa destrucción física envían un mensaje más claro y más fuerte que si estuvieran nuevos y enteros, – dijo el director de la FEC al público presente.
Catorce fotos en blanco y negro que retratan las cruces al costado del camino, del fotógrafo Juriga, que usa métodos y técnicas clásicas, y que recorre el mundo con su bicicleta, Pakistán, América…, así como su llanura inspirativa de Bačka, se encontraron ante la vista del público reunido en la Fundación para la Emigración Croata.
Juriga es conocido por sus fotos acerca de la celebración de la cosecha de los bunjevci, llamada Dužijanca, que apareció en las estampillas postales de 2011, y que contenían viñetas basadas en sus obras. Hizo fotos para libros, como por ej. la monografía acerca del primer pintor contemporáneo de los bunjevci, Stipan Kopilović. Es autor de numerosas exposiciones que no han pasado inadvertidas una de las cuales, la cuarta por orden, llamada „Las caras de Bačka“, se llevó a cabo en el Instituto de Cultura de los croatas de Vojvodina. Es miembro de la Asociación de arte pictórico y diseño de Vojvodina, y de la Asociación de Periodistas Independientes de Serbia. Augustin Juriga es, entre otros, ganador de la mención cultural «Ferenc Bodrogvári», del reconocimiento Pro urbe, y otros.
Ambos autores, Žigmanov y Juriga trabajaron en forma conjunta en el proyecto „El Via Crucis de los Bunjevci“, que continúa este año, con el fin de juntar fondos para la restauración de las cruces.

Texto: Diana Šimurina-Šoufek; Fotos: Snježana Radoš