En el marco de los eventos estivales organizados por la Fundación Piccoli, y en cooperación con la ciudad, en Mundimitar, región de Molise, el pasado 17 de agosto se llevó a cabo una manifestación dedicada a la tradición y la protección del idioma, llamada „Večera na našo“. El moderador del evento fue el presidente de la fundación, Antonio Sammartino. 

La manifestación comenzó con la presentación de un nuevo libro relacionado con la historia de la llegada de los croatas a dicho territorio, creada de manos del ya mencionado Sammartino, y de Ivo Marinović y Baldo Šutić. El libro titulado „Korijeni, Hrvati Biokovlja i Donje Neretve u Italiji“ („Raíces, los croatas del Biokovo y de la baja Neretva en Italia“) es el resultado del descubrimiento de la riqueza del archivo franciscano de Zaostrog. También aparecen como autores Giacomo Scotti y Predrag Matvejević, con introducción de Zolatko Giljević. El libro contiene una numerosa lista de familias croatas de Molise y de apellidos en Italia. Además, se esclarece de qué lugar de la costa exactamente llegaron a Italia.

Para continuar la velada se proyectó la película „Kapi mora, kapi sunca“ („Gotas de mar, gotas de sol“) del director Matko Petrić, que trata de Komiža de una forma particular. El autor del escenario es el periodista Renato Baretić, un zagrebiense con residencia en Split. En la película, los versos del profesor Jakša Fiamengo son leídos por el ya fallecido Ivica Vidović.

La noche continuó con poesía. Primero actuó Gabriela Brajevich, llegada de San Pedro, California, miembro de la Lírica croata de la emigración, y colega de Antonio Sammartino. El tema de su poesía llamada „Vratit ću se“ („Volveré“) llegó al corazón del público, ya que también en Mundimitar hay de los que esperan el retorno de sus seres queridos. Es sabido que los croatas de Molise están diseminados por el mundo. Solo en Perth, Australia, los hay cerca de dos mil. 

Finalmente se entregaron los premios del concurso literario de este año a la mejor poesía escrita en lengua croata de Molise. El tercer y el segundo lugar correspondieron a Lucio Caraso, y el primero a Gabriele Blascetta, nacido en Mundimitar, con residencia en el Gradišće austríaco. Blascetta está casado con Renata, una croata de Gradišće, con lo cual unieron dos minorías croatas en Europa. Su hijo recibió un reconocimiento especial por su obra musical, con el que se motiva la participación de los jóvenes en la vida del lugar. 

En la parte musical del programa actuó un grupo que interpretó la música de los gitanos de los Balcanes.
Los eventos estivales terminaron en los días siguientes. Primero, con una reunión con la que todo el lugar se transforma en un gran comedor, y para el que se cocinan cerca de 400 porciones de porotos con pasta, la así llamada Pasta e Fagioli, y cuando se presentan otras especialidades gastronómicas. 
Finalmente se presentó una obra de teatro titulada „Teštamenat Cile Sepa“.

Texto y fotos: Branka Bezić Filipović