La obra del club recordó a las jóvenes generaciones de la existencia de doce pueblos en la República de Poljica, que fue independiente entre los siglos XIII y XIX. Uno de ellos es Kostanje, de donde es oriunda la Klapa Pasika, que cantó por invitación de los oriundos de Poljice en Chicago.

En recuerdo de su lugar de origen, los oriundos de Poljica fundaron, cien años atrás, en Chicago, una asociación que, a través del tiempo, fue cambiando su nombre para ser, desde 1946, el Club Poljica, en el marco de la iglesia de San Jerónimo. El club fue fundado como comunidad social y religiosa cuyo objetivo fue reunir a los oriundos de Poljica en Chicago. La ayuda que enviaban a la Patria se destinaba generalmente a la parroquia de Poljica, y durante la Guerra por la Independencia, también a las víctimas.
La Klapa fue fundada en 1998 por los miembros del coro del lugar.
Con motivo de las celebraciones del centenario de la Asociación de los oriundos de Poljica, se organizó una fiesta en la Parroquia de San Jerónimo en Chicago el 6 de septiembre. La Klapa ofreció su primer concierto en la iglesia. El anfitrión fue el fraile Stipe Renić, y luego dirigió unas palabras a los presentes el Obispo de Dubrovnik, el Mons. Mate Uzinić, oriundo del pueblo Dubrava, de Poljica, que viajó desde Croacia para la ocasión.
En nombre de la Fundación para la Emigración Croata habló Branka Bezić Filipović quien dio lectura a la carta de Zlatko Ževernja, Gobernador del Condado de Split-Dalmacia. Finalmente habló Mate Matthew Vulić, Presidente de la Asociación de Croatas de Poljica, al que la Klapa hizo entrega de diversos regalos. Al finalizar el programa, la fiesta continuó con una cena en el salón parroquial.
Dos días más tarde el Monseñor Mate Uzinić celebró la Santa Misa en la iglesia de San Jerónimo, acompañada por los cantos de la Klapa, que también cantó en la misa por el fallecido Zvonko Bušić, en la que el fraile Jozo Grbeš tuvo una homilía muy emotiva, y en la misa celebrada por el fraile Ivica Majstorović en la iglesia del Beato Alojzije Stepinac. También hubo reuniones en casas familiares, y la Klapa se unió a la sección masculina de la comunidad croata en el Club Hrvatski radio, durante el partido de fútbol entre Croacia y Serbia.
Gracias a la cooperación entre la Fundación para la Emigración Croata y el Centro Cultural Americano-Croata de Sacramento, la Klapa Pasika tuvo la oportunidad de presentarse ante el público de California. Los croatas de la capital de dicho estado organizaron varios días inolvidables a la Klapa, que les brindó un excelente concierto en la sala de la asociación. Su presidente, Mike Matošević, como agradecimiento, le regaló una corbata a cada uno de los miembros.
Los miembros de la Asociación Cultural Americano-Croata de Sacramento llevaron a la Klapa Pasika a visitar las bodegas cuyos propietarios son croatas, ubicadas en el Valle de Napa, entre ellas la conocida bodega de Miljenko Grgić. Las visitas fueron recibidas por el Ivo Jeramaz, sobrino del Sr. Grgić, quien les mostró el vino que elaboraron con motivo del 90 cumpleaños del fundador de la bodega. La Klapa visitó también el rancho Rutherford, bodega perteneciente a la familia Zaninović desde hace tres generaciones.
Dentro de poco, la Klapa Pasik viajará a Australia, donde actuará por primera vez junto con la Klapa Intrade. Este otoño los croatas de Chicago celebran un aniversario más: el centenario de la fundación de la iglesia croata del Sagrado Corazón de Jesús. Estos aniversarios nos recuerdan la larga historia de la emigración de los croatas.

Texto: Branka Bezić Filipović