La exposición fue presentada por su organizadora, Nives Antoljak, y después de las palabras de los artistas y promotores del proyecto, Ankica y Ante Karačić, el evento fue inaugurado por la directora interina de la FEC, Mirjana Ana-Maria Piskulić, quien además felicitó el Día de la Independencia a los presentes.

La exposición „El glagolítico en la mirada y el corazón de los niños“ llegó también a Zagreb, y fue presentada por la organizadora, Nives Antoljak, ante el público reunido en la Fundación para la Emigración Croata. Después de las palabras de los artistas y promotores del proyecto, Anikca y Ante Karačić, también hablaron las presidentas de las asociaciones Glagoljica y „Jedna Musika“, de Acquaviva Collecroce-Kruča. Antonella D’Antuono disertó sobre el dialecto al que los croatas de Molise llaman „na našo“. Los artistas premiaron con un diploma de agradecimiento a Kata Oreč, quien durante años trabajó en la FEC y dio apoyo al proyecto, y a la directora del portal de Internet de la institución. También dirigió unas palabras a los presentes la directora interina de la FEC, Mirjana Ana-Maria Piskulić, quien inauguró la exposición.

El proyecto, que ya lleva dieciséis años, reunió a mil niños, 200 pedagogos, 150 escuelas y asociaciones de 17 países. Lo pusieron en marcha los artistas Ankica y Ante Karačić, oriundos de Ilok, con residencia en Iserlohn, Alemania. Con su altruísmo y por encima de todo con su exitosa obra, lograron unir a los niños de la patria y de la emigración. La exposición itinerante entronizó sus esfuerzos, y hasta ahora ha presentado ejemplos brillantes de la creatividad infantil en varios países.

La exposición de este año, titulada „El glagolítico en la mirada y el corazón de los niños“ recibió obras de niños todas las regiones de Croacia.
Participaron asimismo niños con discapacidades, niños de orfanatos, y niños pertenecientes a diferentes minorías nacionales que viven en Croacia. Niños de Hungría, Austria, Italia, Suiza, Serbia-Vojvodina, BiH, Eslovenia y Alemania también enviaron sus trabajos. Participaron asimismo los alumnos de las escuelas croatas de Baviera, Hessen, Stuttgart, Hamburgo y Berlín. El concurso llegó a su clímax con la presentación de los mejores trabajos en la Galería de la ciudad de Iserlohn, que luego partieron de viaje por el mundo. Así recorrieron Roma; el convento benedictino Ćokovac, en Tkon, Pašman; el Molizaiko en Molise, y el 7 de octubre, Zagreb. Desde Molise, los trabajos premiados fueron traídos por las presidentas de las asociaciones croatas Jedna Muzika y Hrvatsko-talijanski mozaik Rim, Antonella D’Antuono y Zrinka Bačić. Luego, las obras partirán hacia Zadar y, en diciembre, a Subotica.

Este año se premiaron un total de cien alumnos en dos categorías: la primera, de primero a cuarto grado, y la segunda, de quinto a octavo. La lista de premiados se dio a conocer en la Galería de la ciudad de Iserlohn el pasado 19 de abril, y los diplomas correspondientes fueron enviados por correo.

Los auspiciantes de este famoso concurso de arte fueron la Oficina gubernamental para los croatas en el exterior, la Embajada de la República de Croacia en Roma, la Fundación para la Emigración Croata, la Asociación Jedna Muzika, la Asociación Hrvatsko-talijanski mozaik Rim, Hrvatski Glas Berlín, la Ciudad de Roma, la Ciudad de Zagreb, la Ciudad de Zadar, la Comune Acquaviva Collecroce, el Municipio de Tkon (isla de Pašman), y la Escuela Primaria Zadarski otoci, de Zadar.

Texto: Diana Šimurina-Šoufek; Fotos: Snježana Radoš