La exposición fue organizada por la Asociación Civil Croata Montenegro-Kotor y la Fundación para la Emigración Croata filial Split. De la imagen y la obra del famoso escultor habló Branka Bezić Filipović, directora de la FEC filial Split.

La exposición, como pequeño pero importante aporte al refuerzo de los puentes entre Croacia y Montenegro, una vez más nos recordó la universalidad del lenguaje de la cultura. De esta manera podría describirse, de forma breve, el trasfondo de este evento.
En la sala del Ministerio de Cultura de Cetinje, el pasado 9 de septiembre se inauguró la exposición en homenaje a Andrija Krstulović, un grande de la escultura, y alguna vez alumno del taller de Ivan Meštrović. En los años cincuenta del siglo pasado esculpió, en base a sus dibujos, la estatua de Njegoš y dos cariátides, hecha en granito, que se encuentra en el mausoleo de Njegoš en Lovćen.

Las esculturas monumentales de los tiempos de „la hermandad y la unidad“ dejaron la huella imborrable de Krstulović, mayormente conocido por las esculturas frente al Palacio de Justicia y la sede del Municipio, y por el monumento al Marino caído en Katalinića brig. La directora de la Fundación para la Emigración Croata, filial Split, Branka Bezić Filipović, habló sobre la vida y la obra del famoso escultor, resaltando la importancia de la cultura a través de una anécdota de la Segunda Guerra Mundial: – Cuando propusieron a Churchill cancelar el presupuesto destinado a la cultura a causa de la guerra y la pobreza, dijo: „¿Cancelar el presupuesto para la cultura? ¿Con qué fin lucharemos entonces?!“ – expresó Bezić Filipović, quien anunció también su propio film documental sobre la vida del conocido escultor que, gracias al permiso de Meštrović, consideraba el atelier en Meje como su propio lugar de trabajo.

Durante la inauguración de la exposición internacional no pudo estar presente el principal coorganizador, el secretario de la Asociación Civil Croata de Montenegro-Kotor, Tripo Schubert, debido a un accidente de tránsito, pero fue representado por Danijela Vulović. Tampoco pudo estar presente el Ministro de Cultura de Montenegro, Pavle Goranović, reemplazado por la Viceministra Dragica Milić, quien habló sobre las fuertes relaciones culturales de ambas naciones, presentes en este evento cultural de primer nivel.

– Andrija Krstulović dejó una huella imborrable en la historia y la cultura de Montenegro. Él era capaz de hacer realidad la idea de Meštrović – dijo Milić, quien recordó las relaciones culturales irrompibles entre ambas naciones. En nombre de la Matrix de Montenegro, Vesna Vičević habló sobre la creación del mausoleo en Lovćen, que se transformó en hogar eterno para la idea de Meštrović y la obra de Krstulović.

– ¿Qué habría ocurrido si las obras de Mozart hubieran quedado solo en el registro escrito, si los grandes maestros a través de los siglos no le hubieran dado vida? De la mima manera habría ocurrido con los bocetos de Ivan Meštrović, a las que dio vida el „maestro del cincel“ Andrija Krstulović – destacó Vičević durante la exposición, que preparó de forma magistral el escultor y profesor de Split, Kažimir Hraste, con el auspicio del Ministerio de Cultura de Montenegro. El prefacio del catálogo de la exposición de pequeñas esculturas e ilustraciones titulado „Homenaje a Andrija Krstulović“ fue escrito personalmente por el Ministro de Cultura de Montenegro, Pavle Goranović. La exposición permanecerá abierta hasta el 23 de septiembre en el Hogar del Minsterio de Cultura en Cetinje. Cabe agregar que enriquecieron el evento los pequeños miembros de la recientemente renovada orquesta infantil de mandolinas „Tripo Tomas“ de Kotor.
(Slobodna Dalmacija)

Texto: Lenka Gospodnetić