En la iglesia franciscana de la Anunciación de María, en Ljubljana, entre la multitud de fieles, estuvieron presentes Svjetlan Berković, Embajador Croata en Eslovenia, con sus colaboradores, y Marin Knezović, Director de la Fundación para la Emigración Croata.

 

 

 

La Misión Católica Croata en Ljubljana organizó, a partir del cuarto domingo de Adviento y hasta el segundo domingo del Año Nuevo, las 25° Jornadas de los Católicos Croatas en Ljubljana y Eslovenia. Las coordenadas de dicho evento son dos. En el misterio de la Navidad y las alegrías navideñas, se intenta alabar a Dios de la mejor manera posible en la riqueza del patrimonio espiritual y cultural croata. Se desea transmitir a las generaciones jóvenes, mayormente nacidas en Eslovenia, el patrimonio mejor cuidado, y con él enriquecer a la Iglesia y al centro de inmigración. Los contenidos que se repiten año a año, durante las Jornadas Navideñas, son la confesión, la Misa de Gallo, el Día del Inmigrante, relacionado con la festividad de la Sagrada Familia, la bendición de los niños y las familias, y que concluyen con la Santa Misa el segundo domingo del Año Nuevo, celebrado por agluno de los obispos croatas o eslovenos, o por el Nuncio Apostólico. 

Este año, las Jornadas Navideñas conluyeron con la Santa Misa llevada a cabo el 13 de enero en la iglesia franciscana de la Anunciación de María, celebrada por el Obispo Auxiliar de Bosnia, Pero Sudar, asimismo Presidente del Consejo de la Conferencia Episcopal Croata y de la Conferencia Episcopal de BiH para la Pastoral Croata en el exterior. Concelebraron el Vicario General del Arzobispado de Ljubljana Anton Markelj, delegado del Arzobispo de Ljubljana Anton Stres; el fraile Stane Zore, Provincial de la Provincia Franciscana Eslovena de la Santa Cruz; el fraile Joško Kodžoman, delegado del Provincial de la Provincia Franciscana del Santísimo Redentor; el fraile Ante Babić, Guardián del Monasterio de San Gabriel en Munich; el fraile Marko Prpa, Director de la Misión Católica Croata de Ljubljana, y otros diez sacerdotes.

Al finalizar la Misa, como recuerdo de la visita a la Misión Católica Croata de Ljubljana, los fieles regalaron al Obispo el primer ejemplar de la réplica de la casulla hecha del manto real de Stjepan Tomašević, el último de los siete reyes de Bosnia. Entre la multitud de fieles, en la Misa estuvieron presentes Svjetlan Berković, Embajador Croata en Eslovenia, con sus colaboradores; Marin Knezović, Director de la Fundación para la Emigración Croata, y Marija Hećimović, Directora de la Sección de las Minorías Croatas de la FEC.

Durante la Misa cantó el coro de jóvenes „Izvor“ de la Parroquia de San José, de Zagreb, bajo la dirección de Ivana Jelinčić. Al término de la Misa, el coro ofreció un concierto de villancicos.
(IKA – Foto: Tomislav Vuković)