”Dvije domovine /Dos patrias”, la exposición de la autora chilena de raíces croatas, Katarina Abović Oyarzun, fue organizada con motivo de la Fiesta de San Blas, y fue inaugurada por el Director de la FEC, Marin Knezović. Desde principios del año pasado, la artista se encuentra en Croacia en calidad de becaria para el estudio del idioma croata en la Facultad de Filosofía de Zagreb.

 

Dvije domovine /Dos patrias” es el nombre de la exposición llevada a cabo en la Fundación para la Emigración Croata filial Dubrovnik inaugurada el 1 de febrero. La misma, de la autora chilena de raíces croatas, Katarina Abović Oyarzun, fue organizada con motivo de la Fiesta de San Blas, y fue inaugurada por el Director de la FEC, Marin Knezović. Las obras presentadas fueron creadas durante la estadía de la artista en Croacia, y muestran la vida cotidiana en el país. Asimismo, se exponen cuadros creados en Chile, durante el período de estudio de Artes Visuales en la Universidad Católica de Chile, con temas de recuerdos chilenos. 

Katarina Abović Oyarzun nació en Santiago en 1988, donde terminó sus estudios de grado de Artes Visuales en la Universidad Católica, y sus estudios de postgrado en Pedagogía del Arte en la Universidad „Gabriela Mistral“. Sus obras fueron presentadas en exposiciones grupales en Antofagasta y Santiago, y desde principios del año pasado se encuentra en Croacia en calidad de becaria para el estudio del idioma croata en la Facultad de Filosofía de Zagreb.

„En los cuadros creados hace cinco años (cinco retratos), durante el estudio de Artes visuales y como trabajo de grado (cuatro paisajes) en la Universidad Católica, se presentan recuerdos chilenos, mientras que las doce obras de este año, creadas durante su estadía en Croacia, constituyen una especie de diario en el que, con mano hábil, da vida (en su mayoría) a la cotidianeidad de Zagreb, destacando particularidades de situaciones habituales: mujeres que esperan el tranvía, dueños paseando a sus perros por los parques de Zagreb, turistas orientales visitando las atracciones de la ciudad, amantes que aguardan debajo del reloj en la plaza central, jóvenes descansando en bancos o en el pasto, en discusiones acaloradas en los cafés de la ciudad antigua… En Croacia sus movimientos son más suaves, incluso los lienzos pintados en acrílico, impregnados de una especie de „acuarela difusa“, escribió Ljerka Galic en el catálogo.
(Dubrovački vjesnik/Dubrovniknet)

Para más información sobre Katarina Abović Oyarzun