En Pinkovac, Gradišće, se reunieron los representantes de los mejores pueblos Martinac y Petrovo Selo, Hungría; Tavankut, Vojvodina, y Mjenovo, Austria, bajo organización de la FEC y el municipio de Pinkovac, Gradišće. Se trata de pueblos que obtuvieron, entre 1996 y 2007, el Premio „Najselo“ para la cultura, entregado por la FEC.
Por organización de la Fundación para la Emigración Croata y el municipio de Pinkovac, de Gradišće, el 20 de noviembre se llevó a cabo el segundo Encuentro de los mejores pueblos, en Pinkovac. Además de los anfitriones, estuvieron presentes los representantes de los pueblos de Martinac Petrovo Selo, Hungría, de Tavankut, Vojvodina, y de Mjenovo, Austria. Se trata de pueblos que obtuvieron, entre 1996 y 2007, el Premio „Najselo“ para la cultura, entregado por la FEC.
Leo Radaković, director del municipio de Pinkovac, expresó su gran satisfacción por este encuentro, y los presentes expresaron el deseo de poner en marcha programas y proyectos conjuntos. Se acordó contactar al Ministerio de Desarrollo Regional de la Rep. de Croacia para verificar la existencia de proyectos de la UE que permitan la realización de proyectos de campo de diferentes países. Asimismo, se planea la elaboración de una base de datos sobre los pueblos premiados, así como de otras asociaciones culturales croatas en países europeos en los que viven minorías croatas.
En la reunión estuvieron presentes el diputado y miembro de la comisión directiva de la FEC, Ivo Jelušić, y el director de la FEC, Marin Knezović. Jelušić destacó que espera que la estrategia y la Ley sobre las relaciones entre la Rep. de Croacia y los croatas en el exterior hagan un aporte a todo aquello que los mejores pueblos hasta el momento han defendido con ardor, y que la recientemente fundada Oficina Gubernamental para los croatas en el exterior y la Fundación para la Emigración Croata de su total apoyo para proteger la identidad croata.
El director de la FEC, entre otras cosas, dijo que en toda comunidad el ámbito rural es una fuente de preservación de la identidad, aún más importante para las minorías étnicas.
– Su carácter, condicionado por la autosuficiencia de las comunidades rurales, dio asimismo a los pequeños grupos la posibilidad de proteger sus particularidades culturales y lingüísticas, y ponerlas en un mismo molde cultural. Los pueblos, tanto en sentido literal como figurado, como refugios de las particularidades culturales y de identidad, siguen siendo necesarios. Entendemos al pueblo desde otro lugar, como un escenario en el que se establece el equilibrio entre lo exterior y lo interior, entre lo mundano y lo propio, – dijo el Lic. Marin Knezović.
En la variedad del programa preparado por los anfitriones, el que causó mayor sensación fue el Tercer Festival de Klapas.
En camino a Pinkovac, la delegación de la FEC visitó el Instituto Científico de los Croatas de Gradišće, y después recorrió los pueblos de la región, de norte a sur, con su guía Zlatka Gieler, presidente de ZIGH.

Texto: Marija Hećimović; Fotos: Darko Plahtan