Además del 15° aniversario de la Lírica de la emigración croata en Nueva York, el festejo del patrono de Split y de la asociación de beneficencia San Duje en el Hogar croata de San Pedro, también se llevó a cabo el Día de la amistad croato-peruana en el Centro cultural croata. En vistas a las celebraciones de nuevos anivesrarios, se organizaron encuentros y acuerdos sobre futuras cooperaciones con los croatas de EE.UU.

El mes de abril de este año comenzó, para los croatas de los EE.UU., con un gran aniversario de la manifestación lírica de la emigración croata en Nueva York, donde hace 15 años surgió la idea de reunir a los croatas que escriben poesía en idioma croata, generada por Nada Pupačić, docente de la escuela croata. La reunión se llevaba a cabo una vez al año, en Astoria, y luego en otras ciudades en Canadá, Europa y Croacia.
Ivan Dobra, de la isla de Žirje, uno de los miembros que se encuentra en la Lírica de la emigración croata desde sus comienzos, fue recibido este año en la Asociación de escritores croatas. El número de participantes aumentó con el tiempo, ya que se incluyeron poetas de todos los continentes. Actualmente, la manifestación forma parte del Congreso Mundial Croata.
La ceremonia de este año se llevó a cabo en la iglesia Most Precious Blood, en Astoria, Nueva York, y fue inaugurada por el padre Vedran Krinčić, director de la Misión Católica Croata. Las palabras introductorias estuvieron a cargo de Nada Pupačić, fundadora de la manifestación; el cónsul asesor Davor Kristić; el crítico de la compilación de poesías del año pasado, el Dr. Srećko Listeš, y el crítico de este año, el Prof. Milan Bošnjak, director del sector de la puesta en marcha de programas y proyectos de los Croatas en el exterior. En nombre de la Fundación para la Emigración Croata, hablaron Branka Bezić Filipović y Silvije Jergović, directores de las filiales de Split y Vukovar, respectivamente. Además de los antigüos, se presentaron los nuevos miembros. El próximo encuentro se organizará en Solin, en 2016, ya que los poetas en la emigración desean seguir siendo los protectores de la lengua croata en el exterior.
En la costa occidental americana, en San Pedro, Los Ángeles, la Asociación de beneficencia San Duje celebró el día del Santo patrono de Split, en el Hogar croata, el último sábado de abril, como lo hace tradicionalmente. Dirigió unas palabras a los presentes Duje Tomić, presidente de la asociación, y el programa fue dirigido por el Dr. Mirko Giaconi. Gabriela Brajevich leyó dos poesías en idioma croata, y en nombre de la Fundación para la Emigración Croata estuvo presente Branka Bezić Filipović, quien leyó un fragmento del libro Smij i suze starega Splita, de Ivan Kovačić, en el que se describe la celebración de dicha festividad en el pasado. Además, trajo una carta del intendente de Split, Ivo Baldasar. La tómbola fue organizada por Joško Ivčević, y Petra Tulić cantó acompañada de un guitarrista. Esta velada tuvo también un carácter humanitario, ya que los dálmatas de San Pedro siempre hacen una donación en dinero para enviar a Split a quienes más lo necesitan.
En el Centro cultural croata, al día siguiente, se organizó el Día de la amistad peruano-croata. Branka Bezić Filipović disertó sobre los croatas en Perú, y los presentes fueron saludados por la presidente del centro, Maya Bristow. Además de música peruana, las notas croatas estuvieron presentes a través del conjunto musical Izvor. Se ofrecieron comidas croatas y peruanas y se celebró hasta altas horas de la noche.
El Club dálmata de San Pedro celebra a fines de agosto de este año su 90° aniversario, y su deseo es recibir como invitados a los veteranos del club Hajduk. Entretanto, organizan encuentros empresariales, por lo que la semana pasada llegó Gordan Maras, ministro de PYMES de la Rep. de Croacia, junto con sus colaboradores. El ministro tuvo la oportunidad de conocer a la comunidad croata y escuchar acerca de sus preocupaciones. Se unió a la reunión el recientemente llegado Cónsul croata en Los Ángeles, Tomislav Vlahutin, quien reemplazará al Cónsul general Joško Buljević, que vuelve a Croacia a ocupar el cargo de asesor de seguridad nacional de la Presidente de la República, Kolinda Grabar Kitarović.
En las canchas deportivas Bodganovich Recreation Center, en San Pedro, entrenan numerosos estudiantes de raíces croatas. Allí conocimos a Suzy y John Carresi. Suzy es hija de Gabriela y Ante Brajevich, ambos de Split, y John es italiano por parte de padre, y croata por parte de madre. Ambos son entrenadores de equipos escolares. En uno de ellos entrena su hijo menor, Mateo, y dos niños croatas más: Jacob Sutrina y Adri Zulijevic. Su hijo mayor, Anthony Carresi, juega fútbol americano en la liga de escuelas secundarias, y el mediano, Dominic, en el equipo de baseball de la escuela primaria. El entrenador de Dominic también es de raíces croatas, se llama Mike Frka (su esposa, Lisa Mardešić, es croata). El colega de Dominic, quien juega de 13, se apellida Cvitanovic, y pareciera que no estamos fuera de Croacia.
Al norte de California, los croatas se reunieron a causa de otras actividades. El Croatian American Cultural Center en Sacramento, capital de California, tiene nuevo presidente: Gary Allen, cuyo abuelo llegó desde la isla de Korčula. El año próximo la asociación cumple cuarenta años de actividad, por lo que se habló sobre los planes de festejo, y sobre otras actividades futuras.
En Napa Valley, corazón de la vitivinicultura californiana, el ambiente es especial ya que la familia Grgich se prepara para celebrar el aniversario de la catación del Chardonnay en Chicago. La primera se organizó hace 35 años, y participaron de ella un total de 221 expositores. En aquel entonces, el Chardonnay de Grigich Hills fue el mejor. Este año, el 7 de mayo, la manifestación en Chicago será inaugurada justamente por los Grgich, según lo anunció el intendente Rahm Emanuel, destacado la importancia de Grgich en la historia croato-americana. Violet Grgich, hija de Mike Grgich, recibió de manos del intendente la llave plateada de la ciudad, con la que simbólicamente abrirá las puertas a todos.
Miljenko Grgich nació en 1923 en Desne, en el municipio de Kula Norinska, en el valle del río Neretva. Estudió en la facultad de Agronomía en Zagreb, y en 1954 partió hacia Alemania y luego a Canadá. Cuando llegó a Napa Valley, en 1958, Grgich apenas hablaba inglés, y tenía 32 dólares escondidos en su zapato. En aquella época, allí crecían ciruelas y nueces, y se criaba ganado. Los Angeles Times publicó que las cosas han cambiado mucho desde entonces, y que Grgich estuvo entre aquellos que hicieron un gran aporte al cambio.
Gracias a Grgich, se confirmó que el Zinfandel llegó a EE.UU. desde la costa croata. Él había leído en el libro del Dr. Maleša que el Zinfandel y el Plavac Mali pertenecen a la misma especie, por lo que solicitó un análisis de ADN en la Universidad Davis. Después de haberse incluido los científicos croatas a la investigación, se confirmó que el ADN del Zinfandel es idéntico al kaštelanski crljenak.
Los croatas de EE.UU. están orgullosos de sus raíces croatas, y nosotros también lo estamos por sus éxitos en su nueva patria.

Texto: Branka Bezić Filipović 

2 3 4 5 6 7 8 9 10

2 – Branka Bezić Filipović y el Cónsul Tomislav Vlahutin
3 – Rudy Svornich, presidente del Club dálmata de San Pedro, y el Ministro Goran Maras
4 – Suzy y John Carresi, con sus equipos
5 – Gary Allen, presidente de la Asociación croata en Sacramento
6 – Violet Grgich, con las llaves de la ciudad de Chicago
7 – Conjunto musical Izvor, de San Pedro
8 – Participantes de la Velada de la lírica de la emigración croata
9 – Duje Tomic y el Dr. Mirko Giaconi en la fiesta de San Duje
10-Gabriela Brajevich da lectura a la poesía dedicada a su Split natal