La velada literaria fue inaugurada con las palabras de Dejan Miculinić, director de la filial Rijeka, mientras que Branka Bezić Filipović, directora de la filial Split, habló sobre la emigración y la vida de nuestra gente en Chile.

En el Castillo Frankopan, en Kraljevica, en un ambiente lleno de historia, el pasado 24 de septiembre se llevó a cabo una velada literaria dedicada a la escritora chilena de origen croata, Josefa Alvina Turina Turina, más conocida como Pepita Turina. Sus padres, Ivan Turina, de Bakrac, y Elizabeta Turina, de Turinovo selo, hoy un lugar abandonado en el interior de Kraljevica, llegaron en 1892 a Punta Arenas, Chile, junto con una ola inmigrante. Allí nació Pepita, la undécima hija del matrimonio Turina.
La velada literaria organizada por la Fundación para la Emigración Croata, fue inaugurada con las palabras de Dejan Miculinić, director de la filial Rijeka, mientras que Branka Bezić Filipović, directora de la filial Split, habló sobre la emigración y la vida de nuestra gente en Chile.
La parte central de la velada fue la proyección de la película acerca de la vida y el ambiente histórico en el que vivió Pepita Turina. A su término, se abrió el debate acerca de la historia de los emigrantes de la zona de Kraljevica, en el que se incluyeron los presentes.

Texto: Dejan Miculinić