Stipe Ercegović, director y presidente de la Comunidad croata de Belgrado „Tin Ujević“, se presentó ante el público de Dugi Rat con dos de sus películas „Quién fue Mate Brničević?“ y „Sumpetar: amor de espíritu y piedra“, ante el público de Dugi Rat. Oriundo de un lugar cercano, Krilo Jesenice, en su obra abarcó el territorio de Podstrane. 

El pasado 21 de julio, Stipe Ercegović, director y presidente de Comunidad croata de Belgrado „Tin Ujević“, se presentó ante el público de Dugi Rat con dos de sus películas. Oriundo de un lugar cercano, Krilo Jesenice, en su obra abarcó el territorio de Podstrane.
Una de las dos películas proyectadas, bajo el título „¿Quién fue Mate Brinčević?“ habla acerca de un coterráneo de Ercegović, uno de los líderes de la mayor rebelión de marinos en el Adriático. El hecho comenzó en febrero de 1918 en la 5ta. Flota, estacionada en la base naval en la bahía de Kotor. Un total de 6000 rebeldes en 40 naves buscaban mejores condiciones de vida y de trabajo, y abogaban por el fin de la Primera Guerra Mundial. La rebelión no logró extenderse fuera de Kotor, ya que los rebeldes se dividieron y en un plazo de tres días llegó una fuerza fiel a Austria, que lanzó varias granadas hacia las naves rebeldes, luego de lo cual fueron tomadas por los infantes reales austríacos. Encarcelaron entonces a 500 marinos, 40 de los cuales fueron llevados ante el tribunal militar. Gracias a la intervención de Viena, decidieron condenar a muerte a uno de cada 10 rebeldes, y no a todos como se pensaba en un principio. Dieron muerte a los líderes de la rebelión: el checo František Raš, y los croatas Antun Grabar, Jerko Šižgorić y Mate Brničević. Los restos mortales de este último fueron trasladados a su pueblo natal entre las dos guerras, y fueron depositados en la bóveda hecha por el escultor Ivan Rendić. Su cuerpo fue acompañado con todos los honores desde Kotor, y esperado en Split y en Krila Jesenice, ya que „No muere aquel que da su vida por la patria“.
La segunda película, titulada „Sumpetar: amor de espíritu y piedra“, trata de la arquitectura sacra del lugar, en su mayor parte de la iglesia local dedicada a San Pedro Apóstol, construida hace un siglo gracias al compromiso del padre Frano Ivanišević, párroco en aquel entonces, un sacerdote que dejó su huella en la cultura de la época.
Sin embargo, no es todo lo que podemos esperar de este presidente tan activo de los croatas que en Belgrado suman no oficialmente un total de siete mil quinientos miembros. Por supuesto, no se trata de una cifra exacta, ya que los nacidos allí, de matrimonios mixtos, suman cerca de veintitrés mil.
La Asociación está preparando una enciclopedia de croatas relevantes en Belgrado a través de la historia. En dicha ciudadhan dejado huella grandes como Ivan Meštrović, en escultura, luego Toma Rosandić, escultor y uno de los fundadores de la Academia de Arte. Cabe mencionar a Tin Ujević, Bartol Kašić, Antun Gustav Matoš, acerca del que Stipe Ercegović prepara su próxima película, y para cuya realización ya ha obtenido parte de los fondos del Ministerio de Cultura de Serbia. En la enciclopedia también estará el compositor Josip Slavenski, cuyo nombre llevan varias escuelas de música en Serbia, y en cuyo honor se organiza un gran concierto a fines del año en el Hogar de la Cultura Vuk Karadžić, con motivo del 60° aniversario de su fallecimiento. En dicha ocasión, actuarán también alumnos de algunas escuelas de música croatas. De los contemporáneos, podremos leer en la enciclopedia acerca de la potisa Ljiljana Crnić, los actores Alojša Vučković y Alesandro Alač, y otros.

Texto: Branka Bezić Filipović