Los croatas de Austria se reunieron con Maja Mozara, directora de la FEC filial Dubrovnik, con la ex directora del grupo folklórico Linđo, Dubravka Sarić, y con la presidente de la Asociación croato-austríaca en Dubrovnik, Branka Martinović Vuković.

Un grupo de 120 croatas de la región de Alta Austria, llegados de las ciudades de Linz y Wels, en el marco de su visita de dos días de duración a Dubrovnik, el pasado 15 de mayo se reunieron con el Obispo de Dubrovnik, Mate Uzinić, en el Palacio Episcopal. Durante la reunión agradecieron al Obispo por haberles enviado al Padre Marinko Šljivić a Linz, y lo invitaron a visitar su ciudad. Asimismo, intercambiaron presentes y se fotografiaron.
El día previo, festividad de la Ascención, los fieles de Austria estuvieron presentes en la misa de la Catedral de la ciudad, que celebró el Obispo Uzinić. Organizó el viaje la Asociación Hrvatski dom de Linz, y fueron sus guías Miroslav Jakić y Siniša Ćavar. La mayoría de los miembros del grupo estuvo constituida por croatas de Bosnia y Herzegovina y de Croacia, que viven en la región de Alta Austria y que, a través de su asociación, intentan proteger su cultura, su idioma y sus costumbres, y transmitirlas a las generaciones siguientes. Su actividad principal es el folklore, y tienen una sección de támburas. También hay una escuela croata en el marco de la cual funcionan el coro y la sección musical.
Los croatas de Austria también recorrieron los lugares de interés cultural e histórico en la ciudad costera. Se reunieron con Maja Mozara, directora de la Fundación para la Emigración Croata filial Dubrovnik, con la ex directora del grupo folklórico Linđo, Dubravka Sarić, y con la presidente de la Asociación croato-austríaca en Dubrovnik, Branka Martinović Vuković.
El 16 de mayo, el grupo parte hacia Međugorje. Se ha acordado que, el próximo año, su grupo folklórico, que presenta danzas croatas y austríacas, actúe frente a la iglesia de San Blas en la ciudad croata.
(IKA)