Gracias a la cooperación entre el Museo Lika, de Gospić y la FEC de Zagreb, Vesna Bunčić, directora del museo, firmó un acuerdo con Darko Ivić, representante del Instituto Croata de Restauración, con el cual recibe e incluye en su fondo permanente, un total de treinta y tres óleos en tela del emigrante croata y pintor Kristijan Kreković.

Gracias a la cooperación entre el Museo Lika, de Gospić, y la Fundación para la Emigración Croata, de Zagreb, Vesna Bunčić, directora del museo, firmó el pasado 10 de febrero un acuerdo con Darko Ivić, representante del Instituto Croata de Restauración, con el cual recibe e incluye en su fondo permanente, un total de treinta y tres óleos en tela del emigrante croata y pintor Kristijan Kreković.
Todo comenzó hace cuatro años, al celebrar el 110° aniversario del fallecimiento del artista, cuyo padre Roko nació en Perušići. En aquel entonces, Ljerka Galic, directora de la Sección de patrimonio de la emigración de la FEC, organizaba una exposición en Zagreb y en Gospić.
– Durante la inauguración de la exposición en Gospić, muchos de los visitantes se apellidaban Kreković – dice Galic, y agrega que las obras fueron donadas por la esposa de Kristijan a la nueva Croacia, que el artista tanto añoraba.
Se decidió entonces que parte de las obras permanezcan en Lika, por lo que se contactó a las autoridades del Municipio de Perušić, cuyo director, Ivan Turić, dio su apoyo. En breve, la colección de pinturas de Kristijan Kreković formará parte de la exposición permanente en la sede del municipio. Casualmente, esto sucedió en vísperas del cumpleaños del artista. Kristijan nació el 28 de febrero de 1901, y fue echado de Yugoeslavia después de 1945, terminando en el lejano Perú. Allí llegó a ser un pintor retratista muy preciado. Hoy sabemos que tanto añoraba Croacia, que en el retrato del gobierno de su país adoptivo colocó el escudo croata en la vestimenta de los personajes del pasado lejano.

Video de la tv de Gospić LTVG

Texto: Marko Čuljat