La ceremonia de inauguración fue presenciada por el Embajador de Croacia Joško Paro, por la Cónsul general Branika Pazin, de Washington, por el director de la Fundación para la Emigración Croata, Marin Knezović, y por Mirjana Piskulić, encargada de la FEC para la cooperación con la emigración y con la Unión Fraternal Croata, de Zagreb.

En la oficina central de la Unión Fraternal Croata, EE.UU., ante la presencia de cerca de 200 personas, el pasado 8 de abril se inauguró y bendijo el busto del presidente emérito de la UFC, hoy retirado, Bernard M. Luketich. Gracias al mérito en el desarrollo de la institución y la transmisión del patrimonio cultural croata, la propagación y el testimonio de la verdad sobre la nación croata, especialmente en cuanto a la creación de la Croacia independiente y soberana, la comisión directiva de la UFC decidió, en su sesión de primavera de 2014, dar a hacer un busto de bronce del presidente Luketich, para colocarlo en los espacios del museo.
La obra artística estuvo a cargo de una empresa de esculturas de Pittsburgh, y la cobertura en bronce fue hecha en Italia. El espacio en el que se ha colocado el b usto de Luketich recibió el nombre de Ala presidencial de la UFC, y en él se encuentran numerosos souvenires, reconocimientos y premios recibidos por los hasta ahora presidentes de dicha comunidad.
La ceremonia de inauguración fue presenciada por el Embajador de Croacia Joško Paro, por la Cónsul general Branika Pazin, de Washington, por el director de la Fundación para la Emigración Croata, Marin Knezović, y por Mirjana Piskulić, encargada de la FEC para la cooperación con la emigración y con la Unión Fraternal Croata, de Zagreb.
Berdard Luketich se dirigió al público para agradecer a los presentes y a todos los miembros de la comisión directiva de la UFC por el reconocimiento y el honor, y destacó que los resultados de su trabajo y su obra en la comunidad son fruto de la unión y el trabajo de todos los miembros de la UFC. Expresó también la esperanza de que la comunidad siga avanzando y que siga siendo de utilidad a sus miembros y a la nación croata.

Texto: Franjo Bertović; Fotos: Ivan Begg