En nombre de la Asociación civil croata, saludó a los presentes Tripo Schubert, y también lo hizo Vesna Vičević, presidente de la Matrix montenegrina filial Kotor. En nombre de la Fundación para la Emigración Croata filial Split, habló Branka Bezić Filipović.

La Asociación civil croata de Montenegro, la Matrix montenegrina filial Kotor, y la Fundación para la Emigración Croata filial Split, organizaron un homenaje a Andrija Krstulović, escultor oriundo de Split que, entre otras obras, hizo la escultura de Njegoš y las cariátides en Lovćen.
En nombre de la Asociación civil croata, saludó a los presentes Tripo Schubert, y también lo hizo Vesna Vičević, presidente de la Matrix montenegrina filial Kotor.
En nombre de la Fundación para la Emigración Croata filial Split, habló Branka Bezić Filipović, quien expresó preocupación por el hecho de que Andrija Krstulović aun no cuenta con su propia galería en su lugar natal, y porque las instituciones hacen oídos sordos a estos problemas: „Me duele que Andrija Krstulović no tenga su galería en Split, que sus obras todavía se encuentren en su casa, en el atelier privado de Tihomila Krstulović, porque a pesar de contar con el apoyo de la sociedad cultural, las cosas siempre se atascan en la política“.
Tihomila Krstulović Becker, hija del artista, también dirigió unas palabras al público, y habló emotivamente sobre el trabajo de su padre en el atelier, su personalidad, y hechos y recuerdos que la unen con su padre.
Al final, los presentes tuvieron la oportunidad de ver un documental sobre Andrija Krstulović. La parte musical del programa estuvo a cargo de la violinista Dušica Kordić.
(www.radiodux.me)