Nadie como Trumbetaš supo describir a los trabajadores temporarios y a la gente humilde con tanta delicadeza, con tanta comprensión y asimismo, con tanto humor. El antihéroe Tonči, el alter ego del artista, era especialmente vívido, y protagonista de muchos dibujos de Trumbetaš.

Drago Trumbetaš, quien falleció a los 81 años, fue uno de los más grandes artistas outsiders croatas. Era tipógrafo, trabajó en la construcción, en un depósito, y en una imprenta en Frankfurt. Su tema más frecuente era justamente la imagen del trabajador por temporadas, comenzando en 1968, cuando aparecen sus primeras obras.
Trumbetaš es una excepción, uno de los pocos artistas de esta región que fue valorado tanto por los que no se dedican al arte naif, los outsiders, como aquellos que se dedican intentivamente a los outsiders. Unía estos dos mundos, y sobre su obra se hicieron análisis sociológicos.
Nadie como Trumbetaš supo describir a los trabajadores temporarios y a la gente humilde con tanta delicadeza, con tanta comprensión y asimismo, con tanto humor. El antihéroe Tonči, el alter ego del artista, era especialmente vívido, y protagonista de muchos dibujos de Trumbetaš.
La autora de este texto, Patricija Kiš, dialogó con Trumbetaš por última vez durante su gran exposición autobiográfica inaugurada en la Asociación croata de artistas plásticos, y ocupaba todo el espacio de dicha institución. Además de dibujos y pinturas, se expuso una reconstrucción de la pequeña habitación en la que vivió el artista en su época de trabajador temporario en el extranjero, con una pequeña hornalla en la que cocinaba, una bicicleta, un televisor, todo entraba en la pequeña habitación de 2 x 2m en Alemania.
En el ciclo „Fumadores y no fumadores“ mostró los destinos de los trabajadores llegados de varios países durante la segunda mitad del siglo XX, a veces de una manera seria y angustiante, y otras de manera cómica. Más tarde, escribió un libro bajo el mismo título.
Trumbetaš nació en Velika Mlaka en 1937, en el seno de una familia noble. Fue trabajador temporario durante más de tres décadas. Previamente, había trabajado durante algún tiempo como dibujante dibujante de Geodesia y artista gráfico en Zagreb. Muchos lo elogiaron, como lo hizo Veselko Tenžer, y promovió su obra el coleccionista y ex ministro de Cultura, Božo Biškupić.
(Večernji list)