En la plaza Josip Juraj Strossmayer se colocó una placa recordatoria en homenaje a los méritos de este grande de Croacia y su relación con la capital checa, por iniciativa de la Asociación croato-checa y la Embajada de Croacia en 2015, al cumplirse 200 años del nacimiento de Strossmayer. El proyecto fue financiado por la Ciudad de Zagreb.

Por iniciativa de la asociacion croato-checa de Zagreb, el pasado 14 de octubre, en la plaza Josip Juraj Strossmayer, en Praga, se colocó una placa recordatoria en homenaje a los méritos de este grande de Croacia y su relación con la capital checa. La placa metálica de grandes dimensiones fue colocada en el edificio en el que figura el nombre de la plaza, y su texto dice: „Josip Juraj Strossmayer (1815-1905), obispo de Đakovo-Srijem, gran benefactor de la nación croata, fundador de la Academia croata de ciencias y artes, y de la moderna Universidad de Zagreb, defensor del ecumenismo, de la cooperación de las naciones eslavas y amigo de los checos. En 1888 fue elegido como ciudadano ilustre de Praga, y esta plaza le fue dedicada con su nombre en 1925. Con motivo del 200° aniversario del nacimiento, la Embajada de la República de Croacia, la Ciudad de Zagreb, la Asociación croato-checa y el barrio Prag 7 dedican la placa en su homenaje“. La idea para colocar la misma fue iniciativa de la Asociación croato-checa y por la Embajada croata en 2015, al cumplirse el segundo centenario del nacimiento de Strossmayer. El proyecto fue financiado por la Ciudad de Zagreb.

En calidad de mecenas, Strossmayer dio ayuda financiera a Praga después de la inundación de 1890, y con sus consejos ayudó a la fundación de la Academia checa de ciencias y artes, que comenzó su obra ese mismo año. En 1888, con motivo de sus 50 años de sacerdocio, la ciudad de Praga lo nombró ciudadano ilustre, por iniciativa del intendente Jindřich Šolc.
La plaza de Praga recibió el nombre de Strossmayer en 1925. Se encuentra en Holešovice, en el barrio Prag 7. En la plaza se destaca la iglesia neogótica de San Antonio.

Por iniciativa de la Asociación croato-checa, en Praga se colocaron otros cuatro recordatorios en homenaje a personajes croatas que estudiaron en la Universidad Karla – Vladimir Prelog, Stjepan Radić, Andrija Mohorovičić y Nikola Tesla, cuyo monumento fue descubierto en 2014, y que es el mayor en el mundo dedicado a este científico. Por inciativa de la misma asociación, otros dos grandes de Croacia recibieron su placa en las afueras de Praga, en los lugares en los que contrajeron enlace Josip Jelačić – en Napajedla, Moravia oriental-, y Nikola Šubić Zrinski – en Jindřichuv Hradec, al sur de Rep. Checa.

Texto: Marijan Lipovac