La mesa redonda dedicada a las investigaciones arqueológicas australiano-croatas en Bribirska glavica unió las exposiciones de historiadores, arqueólogos y museólogos de Sydney, Oslo, Zagreb, Šibenik, Zadar y Split.

En la Fundación para la Emigración Croata, el pasado 30 de marzo se llevó a cabo una mesa redonda, organizada por la Embajada de Australia, denominada Croacia y Australia investigan la zona de Bribirska glavica. Allí comenzaron las excavaciones arqueológicas http://www.sibenik.in/bastina/arheoloska-istrazivanja-na-bribirskoj-glavici-nastavljaju-se-australskim-novcem/19785.html organizadas por las secciones de Historia antigua y Estudios croatas de la Universidad de Macquarie (Sydney), el Museo de monumentos arqueológicos croatas (Split) y el Museo de la ciudad de Šibenik, junto con otros socios. Bribirska glavica es una de las localidades más grandes en Croacia habitada desde el Paleolítico hasta el siglo XVII, y es conocida por haber sido sede de la casa de los Šubić en los siglos XIII y XIV. Las fotos de la localidad se encuentran en http://www.sibenikregion.com/hr/kulturna-bastina/arheoloski-lokaliteti/bribirska-glavica

La moderadora de la mesa redonda fue Mirjana Piskulić, de la Fundación para la Emigración Croata, quien hace dos años regresó de Australia donde se desempeñó como Cónsul General de la Rep. de Croacia en Sydney.
Al comienzo, los invitados fueron saludados por la Embajadora de Australia en Croacia, Susan Cox, tras lo cual comenzaron las exposiciones de los panelistas. La primera, Las variadas dimensiones de Bribirska glavica, estuvo a cargo del Dr. Danijel Dzino, de la Universidad de Macquarie, Sydney; la segunda, El proyecto arqueológico Varvaria/Breberium/Bribir en 2014, a cargo del Prof. Victor Ghica, de la Universiadad de Oslo; la tercera, La cerámica romana de Bribirska glavica en 2014, tema expuesto por las doctoras Kristina Jelinčić e Ivana Ožanić Roguljić, del Instituto de Arqueología de Zagreb.
En la segunda parte, Nikolina Uroda, del Museo de monumentos arqueológicos en Split, habló sobre la historia del proyecto en Bribirska glavica; Emil Podrug, del Museo de la ciudad de Šibenik, trató el tema de la prehistoria del lugar y sus alrededores; el Prof. Mladen Ančić, de la Universidad de Zadar, habló sobre Un poblado urbano medieval perdido; El patrimonio artístico del Bribir medieval, fue el tema del Prof. Nikola Jakšić, de la Universidad de Zadar; Ejemplos de las víctimas rituales en la construcción de casas en el Bribir medieval, tema del Dr. Ante Milošević, del Museo de monumentos arqueológicos croatas en Split.
En el interior de Šibenik, a 12 km al NO de Skradin, se encuentra uno de los sitios arqueológicos más significativos de Croacia: la antigua Varvaria o el temprano Bribir croata, hoy conocido como Bribirska glavica. El pico de la colina homogénea (a 300 m sobre el nivel del mar) es un monumentos cultural de alto grado, conocido entre los arqueólogos como la Troya croata. Aquí se conservan los restos de la forma de vida de la era prehistórica casi hasta la actualidad, donde se destacan los muros megalíticos levantados en el pasado antiguo. En Bribirska glavica, durante los siglos XIII y XIV, se encontraba asimismo la sede del Estado Croata. En aquellos tiempo reinaba allí el „rey croata no coronado, Pablo I. Šubić Bribirski, ban croata y soberano de Bosnia, con quien comienza el género aristocrático croata de los Šubić Zrinski.
„Las primeras investigaciones comenzaron en 1908 bajo la guía del fraile Lujo Marun Skradinjanin (padre de la arqueología croata), y siguen hasta la actualidad, con breves pausas. Hasta ahora, sólo un quinto de la superficie en el interior de las murallas ha sido investigada“, destacó Ljubomir Škrinjar en el excelente reportaje „Bribirska glavica – la Troya croata“, publicado en 2008 en el portal del Consejo cultural croata.
La continuación de la investigación y la conservación de las murallas comenzó nuevamente hace algunos años. Ljubomir Škrinjar destaca que la Unión Europea financia, a través del programa CARDS, las excavaciones arqueológicas, la renovación y protección de esta localidad desde 2005.
El mencionado fraile Lujo Maruna fue quien, en 1908, le dio el nombre de la Troya croata a Bribirska glavica. Los rastros de vida más antiguos fueron descubiertos en un campo fértil cercano, junto al río Bribirčica, afluente del Krka, donde en un lugar llamado Krivača fueron encontrados restos de un poblado y cerámica del Neolítico. Ivan Begonja, en su artículo „Bribir – la Troya croata“, publicado en el portal de Drniš, indica: „Los primeros rastros de la existencia del hombre pertenecen al Neolítico (impresso, danilo, hvarska kultura), mientras que los mismos comienzos de la población datan de la temprana Edad de Bronce. Según la cerámica encontrada, la población aumentó recién en la Edad de Bronce tardía, y desde entonces tuvo continuidad“. (dšš)

Más información

Foto: Snježana Radoš